La Prevención de Caries

Las caries, son grietas que se presentan en los dientes debido a la erosión causada por los ácidos de los alimentos en descomposición. La parte exterior de los dientes está cubierta por una capa dura de esmalte, mientras que el interior es blando, contiene nervios y vasos sanguíneos. Cuando la descomposición afecta el nervio, se siente dolor e incluso se puede perder la pieza dental afectada. La caries dental es uno de los padecimientos más frecuentes que afecta a más del 90% de la población en general.

Causas

  • Higiene bucal deficiente
  • Comer alimentos azucarados con frecuencia
  • Dientes que tienen poco flúor, orificios pronunciados o fisuras que retienen la denominada placa bacteriana.

Síntomas

  • Inflamación
  • Dolor agudo
  • Aumento de la sensibilidad ante las bebidas y comidas, frías o calientes
  • Mal aliento Si sospechas que puedes tener caries en alguno de tus dientes, acude con el odontólogo, quien podrá detectarlas a través de un examen visual o de una radiografía dental.

Tratamiento

Consiste en remover el tejido dental descompuesto con un taladro especial y remplazarlo por un relleno. La sustancia utilizada suele ser una amalgama de plata o de otros metales. El dolor termina cuando se rellena el orificio, debido a que el empaste protege al nervio del diente afectado. Es importante que no dejes pasar el tiempo y acudas al odontólogo de inmediato para iniciar el tratamiento y evitar un problema mayor. Las caries no se curan por sí solas, y pueden empeorar de no ser atendidas a tiempo. Una vez que han sido tratadas, no presentan nuevos problemas, a menos que se desprenda la amalgama.

Prevención

La clave para la prevención de la caries se basa en algunas estrategias generales como:

  • Una buena higiene bucodental
  • Aplicación de flúor
  • Colocación de selladores
  • Evitar dulces y bebidas muy azucaradas
  • Procurar llevar una dieta equilibrada
  • Cepillar los dientes tres veces al día o después de cada comida
  • Utilizar hilo dental
  • Usar pasta dental o enjuague bucal que contenga fluoruro
  • Visitar regularmente al dentista-odontólogo para una limpieza general

No hay que olvidar que el control dental debe realizarse cada seis meses, aunque no todas las revisiones incluyan radiografías. Dependiendo de la opinión del odontólogo sobre el estado general de la dentadura, las radiografías pueden tomarse entre los 12 y los 36 meses siguientes.

en_USEN